lampara infrarrojos barata

Lámparas infrarrojas – ¿Qué beneficios nos aportan?

Las lámparas infrarrojas son un tratamiento simple y económico, pero increíblemente efectivo para el dolor, las distensiones musculares, las erupciones cutáneas, el acné y las infecciones, incluidas las infecciones de difícil acceso como en la nariz o en los oídos.

lamparas infrarrojas baratas

¿Qué son las lámparas de calor infrarrojas?

Las lámparas infrarrojas son bombillas infrarrojas que se venden como “lámparas de calor”. Estarían dentro de la termoterapia como las mantas eléctricas, las bolsas de gel frío – calor o las cremas y geles efecto calor. Las bombillas emiten una radiación electromagnética y térmica de mayor longitud de onda que la luz visible pero menor longitud que las microondas. Los rayos infrarrojos cercanos penetran 7,5 cm, algunos pueden llegar hasta los 23 cm dentro del cuerpo. (más…)

¡8 De Marzo!

Aprovechamos hoy, 8 de marzo, un día “especial” para contaros que Sumikos está compuesto por mujeres.

Tenemos aún muy poco recorrido hecho como mujeres emprendedoras. Hemos tenido que sacrificar nuestros anteriores puestos de trabajo para adentrarnos en un proyecto, que aunque sabemos que es complicado, ponemos todas las ganas y la ilusión.

Por eso, queremos felicitar a todas la mujeres que, como nosotras, luchan por la igualdad tanto en el mundo laboral como doméstico.

Poco a poco estamos rompiendo la barrera pero queda mucho por hacer.

Así que… ¡FELIZ DÍA y FUERZA!

Crioterapia corporal sistémica y cabinas de crioterapia corporal.

Crioterapia corporal sistémica y cabinas de crioterapia corporal

Cabinas de crioterapia corporal, ¿qué son?

Tras haber hablado en anteriores entradas de este blog sobre la crioterapia a nivel local, vamos a tratar de explicar en esta ocasión en qué consiste el tratamiento de frío extremo o crioterapia corporal sistémica que se llevan a cabo en las cabinas de crioterapia para las aplicaciones a nivel general de todo el cuerpo.

Previamente los pacientes pasan por un chequeo médico, a fin de descartar una serie de contraindicaciones. Una vez que se comprueba que la indicación de crioterapia es válida, el paciente, debe entrar con unos pantalones de toalla, calcetines altos, un gorro de lana, una mascarilla quirúrgica para no inhalar directamente el aire a tan baja temperatura, unos zuecos y guantes de esquí.

Antes de entrar en la cámara propiamente dicha se pasa a una antecámara donde los pacientes están aproximadamente durante un minuto a una temperatura de 60 grados bajo cero, acompañados por personal de control que les explica lo que tienen que hacer.

Inmediatamente después se introducen en una cámara de acero de casi tres metros cuadrados, en la que ya la temperatura es de 140 grados bajo cero.

A pesar de que la cabina tiene capacidad para 7 personas, los tratamientos se suelen realizar en grupos de 4 o 5 personas como máximo. Ello es para evitar el ascenso brusco de la temperatura de la cámara (al entrar los pacientes la temperatura pasa en tan sólo dos minutos de -140º a -110º) así como eliminar el ascenso de la humedad relativa del aire que pasa de un escasísimo 20% a al menos un 40% de humedad, lo que condicionaría un incremento del riesgo de congelaciones y una peor tolerancia al frío

Cada sesión dura tres minutos, en los que los pacientes caminan en círculo, para evitar la congelación. A través de la ventana el terapeuta controla la respuesta. Tras este tiempo vuelven a salir a la antecámara y de allí al exterior.

Ya en el exterior, deben hacer unos 20 minutos de ejercicio (bicicleta, fuerza-resistencia, etc…) para recuperar progresivamente la circulación sanguínea. En el caso de que exista patología, cada sesión de crioterapia (suelen ser tres a la semana) se sigue de la técnica de fisioterapia o el tratamiento rehabilitador más adecuado para la enfermedad de que se trate.

crioterapia

En la actualidad las cámaras de crioterapia son compartimentos individuales en los que el deportista entre en ropa interior, calcetines botas de lana y mantiene la cabeza por el exterior para no inhalar el aire frío.

criosauna

Crioterapia sistémica en el deporte

El sistema de regulación térmica es un importante factor que actúa sobre el rendimiento deportivo. Especialmente en el campo de los deportes de resistencia, para mantener en niveles óptimos el balance calor/frío, se debe de gastar (para neutralizar el calor generado por el trabajo físico realizado durante largos períodos de tiempo), el 75% de los procesos energéticos. Tan sólo el 25% restante podrá utilizarse para el movimiento muscular. Cuanto mayor sea la intensidad y la duración del esfuerzo o más alta sea la temperatura ambiente, mayor será el esfuerzo requerido para mover el músculo.

Numerosos trabajos demuestran que si se realiza un tratamiento crioterápico previo a la competición, existen efectos positivos al menos en tres parámetros que consiguen incrementar la capacidad de resistencia del individuo.

– La frecuencia cardíaca basal desciende entre 8-10 pm comparada con la pretratamiento.

– Descienden significativamente la concentración de lactato en sangre.

– Mayor rango de regeneración y recuperación tisular gracias a la capacidad antioxidante del plasma para atrapar y bloquear los radicales libres de oxígeno “trapping antioxidant capacity of plasma“(TRAP).

Aumento de la capacidad anabolizante. Los parámetros implicados en el rendimiento de la potencia muscular, también se evidencian efectos muy positivos. Éstos están directamente relacionados con el incremento de la actividad de la testosterona.

Indicaciones en el ámbito deportivo

Todos los estudios sobre pre-enfriamiento parecen confirmar que el incremento de la temperatura corporal es un factor limitante durante el ejercicio, y por lo tanto el tratamiento crioterápico previo sería óptimo para los atletas de resistencia que practican trabajo aeróbico continuo en competiciones o sesiones de entre 30-40 minutos. Según esto, la crioterapia precompetitiva, sería mucho menos eficaz para los que realizan trabajo intermitente o de corta duración.

No obstante, los estudios que evidencian el importante papel que juega el frío en la regeneración tisular, avalarían con creces la inmensa eficacia que tiene la precrioterapia en la prevención de lesiones por sobrecarga y en la mejoría del incremento de la masa muscular y, como consecuencia, de la potencia explosiva en los trabajos anaeróbicos.

Por lo que…¿la crioterapia antes o después del entrenamiento o la competición?

Sin duda sigue estando vigente la gran importancia del frío en aplicación local tras el esfuerzo o el entrenamiento como hemos comentado en anteriores entradas al blog.

No obstante la eficacia de la aplicación de la crioterapia corporal sistémica previa a la competición está perfectamente demostrada, tanto en los deportes de resistencia como de potencia siempre y cuando se realice previo a la competición principal, como parte integrante del programa de preparación física del deportista.

La pauta más adecuada sería en cualquier etapa de un mesociclo de entrenamiento, al menos dos o tres veces al año. Se llevarían a cabo entre 10 y 15 sesiones siempre después del entrenamiento principal del día, dejando un reposo entre sesión y sesión de 48-72 horas. Los tratamientos siempre hay que terminarlos tres semanas antes de la competición objetivo.

En general, es un tratamiento a tener en cuenta, aunque es bastante caro y se necesita mucho sacrificio por parte del deportista para soportar la temperatura tan extrema. Sin duda, solo estaría al alcance de los grandes clubs deportivos, para el resto de deportistas siempre nos quedará los cubos o las bañeras de agua con hielo.

inmersion

VIDEO CABINA DE CRIOTERAPIA CRYOSENSE

Referencias

Martin, D.R. et al 1998. Ice Jackets are cool. Sportscience News Nov.-Dec.

Olschewsky, H. & Brück, K. 1988. Thermoregulatory, cardiovascular, and muscular factorsrelated to exercise after precooling. , J. Appl. Physiol., 64, pp. 803-811

www.sumikos.es

Compresas reutilizables frío-calor

Compresas frío/calor y aplicaciones

¿Qué usos tienen las compresas de frío/calor o Hot&Cold Pack?

La termoterapia es la aplicación de calor o frío con fines terapéuticos.

Las técnicas de termoterapia utilizan diferentes formas de calor o frío (crioterapia) como medio de tratamiento, ya sea en forma sólida, semilíquida o gaseosa. En este caso, en concreto, hablamos de la forma semilíquida como son los geles de calor o hot-pack y los de frío o cold-pack. En el mercado podemos encontrar formatos que permiten su uso tanto en calor como en frío dependiendo de las necesidades terapéuticas. 

compresa frío/calor reutilizable

Aplicación para frío:

Efectos biofisiológicos del hot-pack

  • Vasodilatación. Aumento del flujo de sangre a la zona (hiperemia). La hiperemia tiene efecto analgésico (reduce el dolor), favorece la nutrición de los tejidos y la eliminación de productos de deshecho.
  • Disminución de la presión arterial. El calor afecta al corazón y reduce la presión sanguínea. Si baja en exceso, pueden producirse mareos, por lo que es necesario supervisar para evitarlo.
  • Efecto sedante. El estímulo de calor de larga duración tiene efecto sedante, ya que favorece la relajación muscular, evita el espasmo muscular, alivia la fatiga y ralentiza la conducción nerviosa de estímulos dolorosos.

Aplicación para calor:

Los hot-packs se calientan en microondas o en agua hirviendo y conservan el calor unos 15-20 minutos. Se aplican protegiendo la zona con una toalla o un paño fino, y tienen la ventaja de ser adaptables a regiones como el hombro o cuello. Ideales para su uso en casa.

Principalmente indicado en contusiones musculares y articulares después de la fase aguda. Inicialmente se recomienda aplicar hielo y, tras las primeras 48-72 horas, aplicar calor.

Especial atención a la percepción subjetiva de calor. Cada individuo tiene una diferente sensibilidad térmica. El calor puede quemar la piel y la persona no darse cuenta, por lo que se requiere mucho cuidado en su aplicación, especialmente en niños y ancianos.Es conveniente revisar la zona cada pocos minutos, para comprobar que no se producen lesiones en la piel.

Cold-packs (Crioterapia)

La crioterapia es la utilización del frío como medio terapéutico. Los cold-packs son almohadillas de hielo prensado con alcohol isoproprílico o gel de sílice que almacenas y retienen al frío. Existen de diversos tamaños y formas y son reutilizables.

Efectos biofisiológicos

  • Disminución de la temperatura, el enfriamiento de los tejidos dependerá del método y duración de la aplicación, temperatura inicial y grosor del tejido subcutáneo.
  • Reducción del metabolismo tisular, disminuyendo el riesgo de extensión del tejido lesionado por falta local de oxígeno.
  • Vasoconstricción y por consiguiente menor hemorragia, seguida de vasodilatación.
  • Disminución del edema e inflamación, por la reducción del flujo sanguíneo capilar (vasos menores).
  • Mejora del espasmo muscular, reducción del ciclo muscular dolor-espasmo-dolor. Permitiendo que no se altere el flujo sanguíneo en el tejido circundante no lesionado.
  • Disminución del dolor. Produce efectos sobre el Sistema Nervioso periférico, disminuye la velocidad de conducción, bloqueando su actividad simpática, efecto analgésico.
  • Efectos neuromusculares: reduce  temporalmente la espasticidad.

Aplicación del Cold-Pack

Para su utilización debe permanecer en el congelador al menos 30 minutos (la primera vez de su utilización son necesarias 24 horas). Los hot-cold precisan dos horas en el congelador. Tienen menor capacidad refrigerante en profundidad que las bolsas de hielo. Tiempo de tratamiento no más de 20 minutos, ya que pierden su capacidad de enfriamiento. Se aplican protegiendo la zona con pañuelo, un paño fino o una funda específica la bolsa de gel. Tienen la ventaja de ser adaptables a regiones como el hombro o cuello. Ideales para su uso en casa.

 

www.sumikos.es