fisioterapia suelo pelvico

Fisioterapia de suelo pélvico – 10 ideas erróneas

¿Qué es la fisioterapia de suelo pélvico?

fisioterapia suelo pelvico

¿Alguna vez has oído hablar de la fisioterapia de suelo pélvico antes? Aunque cada vez se oye más hablar de esta modalidad a muchas personas todavía le suena a chino, pero esta especialidad puede ser una parte crucial de la atención médica completa de alguien, para mujeres, hombres e incluso niños.

En este artículo vamos a intentar explicarte de la manera más sencilla qué es la Fisioterapia del suelo pélvico y por qué es importante. Así, seguro que cuando te hablen de ella, no pondrás la típica cara de “¿de qué me estás hablando?, ¿de bolas chinas?, ¿de incontinencia?, etc” y sabrás perfectamente lo beneficiosa que es no sólo para mujeres, sino también en hombres.

Fisioterapia de suelo pélvico

La fisioterapia pelviperineal es un área de la fisioterapia relativamente reciente. Es una especialidad que trata y previene todas las disfunciones del suelo pélvico y  a nivel sexual en mujeres durante el posparto o menopausia y en hombres después de someterse a una cirugía de próstata.

Y no sólo eso, también se aplica a las diferentes especialidades que detallamos a continuación:

  • Ginecología: En situaciones de prolapsos.
  • Urología: Incontinencias urinarias tanto en hombre como mujeres, urgencias miccionales, polaquiuria, etc.
  • Obstetricia: En preparación para el parto con el dominio de respiración, posturas, pujos, etc. En recuperación postparto para la debilidad del suelo pélvico, tratar las cicatrices y edemas, diástasis abdominales, etc.
  • Coloproctología: Incontinencias fecales, gases en hombre y mujer, estreñimiento y dolor.
  • Fisiosexología: Vulvodinia, vaginismo, anorgasmia, dispareunia, problemas de eyaculación, disfunción eréctil, etc.
  • Dolor pélvico: Dolor inexplicable en la región lumbar, la región pélvica, el área genital o el recto, dolor que puede aparecer en postparto, tras operaciones quirúrgicas del área, traumatismos, problemas psicológicos, etc.
  • Incontinencia pediátrica.

La fisioterapia de suelo pélvico no sólo ayuda a tratar y prevenir todas estas patologías, sino que es importante someterse a tratamientos de prevención para una mejor calidad de vida.

10 conceptos erróneos sobre la fisioterapia de suelo pélvico

1. Las únicas personas que necesitan fisioterapia de suelo pélvico son mujeres después de dar a luz.

Sólo alrededor del 5-10% de pacientes que acuden a una clínica especializada en suelo pélvico son mujeres que han sido madres recientemente. 

2. La rehabilitación de suelo pélvico no  trata a los hombres.

Falso. Sí que es cierto que a este tipo de especialidad acuden más mujeres que hombres. Pero la fisioterapia de suelo pélvico trata a hombres que acuden después de una cirugía de prostatectomía, disfunción urinaria, disfunción sexual, etc.

3. Si una persona tiene pérdidas de orina sólo necesita ejercicios de kegel.

La incontinencia urinaria no sólo podría ser a causa de una debilidad muscular, también podría ser que el sistema urinario no estuviera en bunas condiciones. Desde el punto de vista musculoesquelético, una persona necesita que el conjunto muscular del suelo pélvico funcione correctamente, músculos abdominales, músculos de la cadera, diafragma y músculos de la espalda baja. Necesitamos músculos fuertes pero flexibles que se tensen cuando lo necesitemos y se relajen cuando lo necesitemos. Si una persona tiene un suelo pélvico acortado e irritado, por muy bien que tenga los músculos de esa zona, es posible que tenga la misma dificultad para retener la orina que la persona con un piso pélvico débil.

4. Si no funcionan los ejercicios de Kegel, no hay solución

La rehabilitación de suelo pélvico es mucho más extensa que limitarse sólo a ejercicios de kegel. Te puede ayudar a restablecer el soporte muscular que mejora la función alrededor de la pelvis, mejorar los hábitos conductuales/dietéticos y reeducar los movimientos del cuerpo para permitir una función estructural y orgánica óptima.

5. Si algún familiar ha sufrido estreñimiento, incontinencia, etc, es un factor genético y no se puede evitar

No es cierto. Sí que es verdad que hay componentes genéticos que hacen que una persona sea más propensa a adquirir ciertas condiciones que otras. Eso no quiere decir que no se puedan poner medios de prevención y el asesoramiento de un equipo sanitario profesional que nos indique las pautas a seguir para evitar las disfunciones que pudieran surgir.

6. Un fisioterapeuta no hace falta que esté especializado en suelo pélvico

Los fisioterapeutas que abordan esta disciplina llevan años de estudio y trabajo para especializarse en este tipo de patologías. De la misma manera que un fisioterapeuta deportivo (por ejemplo) deberá prepararse para poder dar la mejor atención. Cada fisioterapeuta tiene una especialidad que le ha llevado años de formación y trabajo.

7 . Si una persona se ha sometido a cirugía o lo va a hacer, la fisioterapia no le va a ayudar

La verdad es que los fisioterapeutas generalmente trabajan muy de cerca con los cirujanos para ayudar a los pacientes a lograr una recuperación óptima. La cirugía corrige un problema anatómico, pero es importante tener un mejor control y función muscular para ayudar a una persona a recuperarse después de la cirugía. La investigación ha demostrado que la fisioterapia antes y después de la cirugía mejora los resultados del paciente y reduce la necesidad de una cirugía futura.

8. Un fisioterapeuta que hace exámenes vaginales o rectales es raro y NO convencional.

Los fisioterapeutas se especializan en trabajar con los sistemas musculoesqueléticos y neuromusculares del cuerpo. Los músculos del suelo pélvico se encuentran alrededor de la abertura de la uretra, la vagina (en las mujeres) y el recto. Una evaluación eficaz de los músculos del suelo pélvico es a través de un examen que se realiza con un dedo enguantado insertado en el orificio vaginal o rectal. Aunque esto puede parecer “no tradicional” para algunos, existe una fuerte base anatómica para el examen. Los fisioterapeutas pélvicos están capacitados en técnicas de evaluación y tratamiento tanto internas como externas.

9. Si una persona tiene una “causa médica” de su dolor, la fisioterapia no ayudará.

Muchas veces, ciertos diagnósticos pueden tener una implicación musculoesquelética. Por ejemplo, si una mujer tiene endometriosis que ha causado un dolor pélvico, a menudo tendrá puntos gatillo severos, restricciones en el tejido conectivo y restricciones musculares en todos los músculos alrededor de la pelvis como resultado de ese dolor. En muchos casos, si el tejido endometrial se elimina por laparoscopia, pero las restricciones de tejido blando permanecen, el dolor no desaparece. Es decir, un enfoque multidisciplinario del dolor tiende a ser lo mejor para ayudar a las personas a lograr una recuperación óptima.

10. Los hábitos de una persona no están relacionados con el dolor, la disfunción urinaria o intestinal.

Muchas personas creen que no tiene nada que ver sus hábitos con muchas disfunciones. Muchas veces beber café, no comer saludablemente, el sedentarismo e incluso ejercicio excesivo, la obesidad, etc pueden influir en la aparición de síntomas. Es importante que el fisioterapeuta sepa cuáles son nuestros hábitos y cómo mejorarlos intentar llevar a cabo una recuperación óptima.

Puede que te interesen estos artículos:

Entra en la tienda on-line de Sumikos y disfruta de un 5% de descuento en todo el material médico, productos de fisioterapia y ortopedia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *