Ultrasonidos

Establecer dirección descendente

4 artículo(s)

Establecer dirección descendente

4 artículo(s)

Ultrasonido en fisioterapia

El ultrasonido terapéutico es una modalidad utilizada por fisioterapeutas desde 1940 aproximadamente. En el mercado podemos encontrar una diversidad de aparatos de ultrasonido terapéutico, tanto portátiles como máquinas polivalentes entre las que se encuentran el ultrasonido como una de las opciones.

La ecografía terapéutica ha demostrado que aumenta en:

  • Tasas de curación
  • Relajación del tejido
  • Tejido calefactor
  • Flujo sanguíneo local
  • Cicatrización del tejido cicatrizado

¿Cómo puede beneficiar el ultrasonido?

El efecto del ultrasonido a través de un aumento en el flujo sanguíneo local se puede utilizar para ayudar a reducir la hinchazón local y la inflamación crónica y, según algunos estudios, promover la curación de fracturas óseas. La intensidad o la densidad de potencia del ultrasonido se puede ajustar dependiendo del efecto deseado. A menudo se usa una mayor densidad de potencia (medida en vatios / cm2 ) en los casos en que el objetivo es la ruptura de tejido cicatricial.

El ultrasonido también se puede usar para lograr la fonoforesis . Esta es una forma no invasiva de administrar medicamentos a los tejidos debajo de la piel; perfecto para pacientes que se sienten incómodos con las inyecciones. Con esta técnica, la energía ultrasónica fuerza la medicación a través de la piel. La cortisona, utilizada para reducir la inflamación, es una de las sustancias más comunes que se pueden administrar de esta forma.

Las afecciones más comunes tratadas con ultrasonido incluyen lesiones de los tejidos blandos, como tendinitis (o tendinitis, si lo prefiere), hinchazón de las articulaciones no aguda y espasmos musculares. La mayoría de las lesiones musculares y lde ligamentos pueden tratarse con ultrasonido terapéutico.

¿En qué consiste una sesión de ultrasonido?

Un tratamiento de ultrasonido comúndurará entre 3 y 5 minutos. En los casos en los que el objetivo es la ruptura del tejido cicatricial, este tiempo de tratamiento puede ser mucho más prolongado. Durante el tratamiento, la cabeza de la sonda de ultrasonido se mantiene en constante movimiento. Si se mantiene en constante movimiento, el paciente no debe sentir ninguna molestia en absoluto.

Energía del ultrasonido terapéutico

El ultrasonido (US) es una forma de energía mecánica, sin embargo siempre solemos colocarlo en el grupo de agentes electrofísicos. A frecuencias crecientes las vibraciones mecánicas se conocen como energía sonora. El rango normal de percepción del sonido humano es de 16Hz hasta aproximadamente 15-20.000 Hz. Más allá de este límite superior, las vibraciones mecánicas se conocen como ultrasonido. Las frecuencias típicamente utilizadas del ultrasonido terapéutico van entre 1,0 y 3,0 MHz (1 MHz = 1 millón de ciclos por segundo).

Las ondas sonoras son ondas longitudinales que presentan áreas de compresión y rarefacción (disminuyen la densidad de un cuerpo gaseoso). Por lo tanto, cuando las partículas de un material se exponen a una onda sonora, estas partículas oscilarán generando calor; esto explica los cambios térmicos producidos en los tejidos por el ultrasonido terapéutico. Cuando la onda del ultrasonido pasa a través de los tejidos, los niveles de energía dentro de la onda disminuirán a medida que la energía se transfiere al material.

¿Cómo funciona un ultrasonido?

Las ondas de ultrasonido se generan por un efecto piezoeléctrico. La piezoelectricidad es la  propiedad que tienen algunos cuerpos o materiales de presentar cargas eléctricas en su superficie producidas por compresiones y dilataciones mecánicas, cuando se aplica una presión. Es un efecto reversible ya que el cristal se comprime y dilata con la frecuencia con que se invierten los polos. El efecto se presenta en el tejido óseo, fibras del colágeno y proteínas corporales.

Este efecto piezoeléctrico es causado por la vibración de cristales dentro de la cabeza de la sonda. Las ondas de ultrasonido que atraviesan la piel causan una vibración de los tejidos blandos locales. Esta vibración o cavitación puede causar un calentamiento profundo a nivel local, aunque por lo general el paciente no sentirá ninguna sensación de calor. En situaciones en las que no es deseable un efecto de calentamiento, como una lesión reciente con inflamación aguda, el ultrasonido puede pulsarse en lugar de transmitirse continuamente.

¿Cuándo se debe evitar el ultrasonido?

Debemos tener en cuenta estas precauciones antes de usar el ultrasonido:

  • No colocar ultrasonido debajo de implantes metálicos en el área a tratar o marcapasos.
  • No utilizar en ninguna infección aguda local.
  • Durante el embarazo, no aplicar ultrasonido cerca del útero.
  • Evitar colocar ultrasonido cerca de tejido canceroso.
  • Evitar usar esta técnica en pacientes con hemofilia.
  • Está contraindicado en tejidos en fase de sangrado.
  • No colocar en los ojos, sobre el ganglio cervicotorácico, en el área cardíaca en pacientes con enfermedad cardíaca avanzada o con marcapasos, en las gónadas o en las epífisis de crecimiento activas en los niños.
  • No coloque ultrasonido sobre anomalías vasculares significativas incluyendo trombosis venosa profunda, embolia y arteriosclerosis severa.