Punción seca

Establecer dirección descendente

6 artículo(s)

Establecer dirección descendente

6 artículo(s)

La punción seca es una terapia invasiva muy efectiva en el tratamiento del dolor miofascial, también conocido como punto gatillo miosfacial. Los puntos gatillo son zonas hiperirritables localizadas en una banda tensa de un músculo esquelético que genera dolor con la compresión, distensión, sobrecarga o contracción del tejido, que generalmente responde con un dolor referido. 

La punción seca es un tratamiento ideal para tratar este tipo de molestias. Con una aguja estéril similar a las que se emplean en técnicas como la acupuntura, se localiza la zona exacta donde se está originando el dolor. Con la punción del músculo conseguimos destruir la placa motora, estimulando el receptor muscular y así provocar respuestas de espasmo local.

Esta técnica genera un dolor soportable al paciente. Ese dolor suele ser de muy pocos segundos. Posiblemente, después del tratamiento aparecerán unas pequeñas molestias llevaderas (similares a las agujetas) que durarán entre 24 y 48 horas.

Cada vez hay más estudios que avalan la eficacia de la punción seca. Siendo muchas veces la primera elección por sus buenos resultados. Aún así, este tipo de terapias, es conveniente combinarlas con pautas de ejercicio físico, estiramientos, cambios técnicos o ergónomicos, etc. para disminuir al máximo la posibilidad de recaídas.