Camillas Plegables

Establecer dirección descendente

1-12 de 13

Página:
  1. 1
  2. 2

Establecer dirección descendente

1-12 de 13

Página:
  1. 1
  2. 2

Las camillas, en general, son un instrumento indispensable para realizar tratamientos terapéuticos. Una camilla va a ser la principal herramienta de trabajo del terapeuta, y su elección repercutirá, en gran medida en el confort del paciente y en el suyo propio a la hora de trabajar.

Las camillas plegables suelen ser una buena elección para aquellos profesionales que se inician en la actividad puesto que en muchas ocasiones no saben a ciencia cierta si van a hacer más tratamientos a domicilio que en consulta. Una camilla plegable destaca por su polivalencia puesto que nos puede servir para ambos casos y darnos muy buenos resultados.

Hay otras variables que debemos tener presentes para realizar una elección exitosa:

Estabilidad VS Peso

Es evidente que las camillas plegables de madera siempre van a ser más estables  que las de aluminio, aunque al mismo tiempo también serán más pesadas. La elección de la camilla deberá estar más encaminada a al tipo de activad que va a hacer el profesional. Si siempre va a trabajar visitando a los pacientes a domicilio o fuera de la consulta, es  más conveniente elegir una camilla de masaje plegable que sea lo más ligera posible.

Anchura de la camilla

Las camillas suelen medir entre 60 a 70 cm de anchura. El tamaño estándar para que todo tipo de paciente se sienta confortable, es de 70cm. La diferencia en cuanto anchura también influirá en el peso de la camilla plegable, lo cual será otro factor a tener en cuenta como se ha comentado anteriormente.

Altura de la camilla

Normalmente la altura estándar de una camilla es de 75cm, aunque es un factor que varía mucho según la altura del terapeuta y de sus preferencias. Todas las camillas plegables tiene la opción de regular la altura.

Para comprobar si la altura de una camilla se ajusta a tu cuerpo, sitúate de pie enfrente de la camilla con los brazos extendidos rectos a lo largo del cuerpo: deberías poder apoyar los puños en la camilla, sin que tu brazo se doble. Si no es así (sobre todo si no es así por mucho) igual lo mejor es que busques una camilla regulable.

Estructura de la camilla

La estructura de la camilla  puede ser de aluminio o de madera. El aluminio es resistente y ligero. Por otro lado, la madera es un material muy resistente pero hay que pensar que la diferencia en cuanto a peso es muy significativa ya que podemos estar hablando de una diferencia de 5 o 6 kg de más.

Número de cuerpos

Es aconsejable que la camilla plegable tenga al menos dos cuerpos para que el respaldo sea regulable. En función de las necesidades del terapeuta también hay posibilidad de elegir una camilla de 3 cuerpos.

Forro de la camilla

Hay múltiples posibilidades en el recubrimiento de la camilla. Es fundamental que esté acolchado y pero sin ser demasiado blando, casi todas las camillas lo cumplen. El forro, que sea de un material antiadherente para mayor comodidad de tus clientes y fácil de limpiar para mayor higiene. En todas las camillas de Sumikos podrás encontrar acabados de calidad.