Black Friday – ¿De dónde viene?

Black Friday ¿Por qué se llama así a este día?

En unos pocos años, Black Friday se ha convertido en uno de los mayores días de ventas en casi todo el mundo.

Los consumidores enloquecidos harán largas colas comprando artículos de informática, ropa o juguetes a precios reducidos, navegando antes por internet para descubrir qué gangas nos pueden ofrecer los comercios que, días antes, nos colapsan el correo con miles y miles de e-mails promocionales.

En los Estados Unidos, el Viernes Negro es el día posterior al Día de Acción de Gracias , cuando los clientes empachados de pavo aprovechan las vacaciones para hacer “algunas” compras.

Gracias a plataformas como Amazon y E-Bay el festival de compras se ha extendido por todo el todo el mundo.

Pero, ¿por qué llamamos a este festival prenavideño de gangas Black Friday?

El truco de las empresas minoristas

En la década de 1980, el término “Black Friday” comenzó a ser utilizado por los minoristas para referirse al único día del año en el que las empresas minoristas “entran en negro” (obtienen ganancias) después de estar “en rojo” durante gran parte del año.

Pero esa no es la única teoría detrás del Black Friday.

También circulan rumores de que el término proviene de una tradición inventada para vender esclavos el día después del Día de Acción de Gracias, mientras que otros piensan que su original podría ser mucho más reciente.

Problema de tráfico

Según Joseph P. Barrett, que era reportero de la policía para el Boletín de Filadelfia, el término “Viernes Negro” salió del antiguo escuadrón de tráfico del Departamento de Policía de Filadelfia.

En un artículo de 1994 , el fallecido periodista escribió que los policías usaron el término para describir los horribles atascos que ocurrieron cuando la gente llegó a la ciudad el viernes después del Día de Acción de Gracias.

Él escribió: “Fue el día en que Santa Claus se sentó en las tiendas por departamentos y todos los niños de la ciudad querían verlo. Era el primer día de la temporada de compras navideñas. Los colegios estaban cerrados. Los visitantes de la ciudad comenzaron a llegar para el juego de fútbol Army-Navy.

“Todos los ‘viernes negros’, ningún policía de tráfico podía tomarse el día libre. La plantilla se colocó en 12 turnos de servicio e incluso recibió órdenes de ir a Center City”.

“Hoy el término parece perdido en la antigüedad, pero fue un policía de tráfico quien lo inició, el tipo que dirigió el tráfico con un semáforo mientras estaba de pie sobre una pequeña plataforma de madera”.

A principios de la década de 1960, ese periodista (Joseph P. Barret) publicó una historia en primera página para Acción de Gracias y se apropió del término policial “Viernes Negro” para describir las terribles condiciones del tráfico.

El nombre se consolidó y empezó a extenderse por los EE. UU. y después por todo el mundo.

Otros usos en todo el mundo

Black Friday también se ha utilizado históricamente para referirse a cualquier evento horrible que ocurra en ese día.

El primer uso registrado del Black Friday se aplicó no a las compras navideñas, sino al colapso del mercado de oro de EE. UU. El 24 de septiembre de 1869, causado por dos delincuentes sin escrúpulos.

Dos despiadados financieros de Wall Street, Jay Gould y Jim Fisk, trabajaron juntos para comprar todo el oro que pudieron del país, para subir el precio y, posteriormente, revenderlo para así tener enormes ganancias.

Pero ese viernes, la conspiración entró en juego y el mercado entró en caída libre y llevó a la bancarrota a todos, desde banqueros de Wall Street hasta agricultores.

Otro Black Friday, el 31 de enero de 1919, se refiere a la batalla de George Square en Glasgow, uno de los disturbios más intensos en la historia de la ciudad.

Batalla de George Square en Glasgow

 

La disputa giraba en torno a una campaña por menos horas de trabajo, respaldada por una huelga generalizada.

Muchas personas resultaron heridas en esos disturbios y, como consecuencia, la jornada laboral se acortó.

También se ha utilizado para referirse a los días malos de la batalla en la Segunda Guerra Mundial, los devastadores incendios de matorrales australianos y una protesta pacífica en Malé , la capital de las Maldivas , donde la policía disparaba gas lacrimógeno a los manifestantes.

Más famoso fue el día de noviembre de 1910, cuando cientos de sufragistas llegaron al Parlamento en protesta pacífica y fueron agredidos y arrestados por la policía.

Hoy en día, oficialmente no es un día festivo en Estados Unidos, pero muchos americanos se las apañan para cogerse el día libre y aprovechan para hacer las compras navideñas.

Black Friday en España

Desde el año 2012 se ha importado el Black Friday a nuestro país. Hasta entonces, el Gobierno no lo permitía, ya que los periodos de rebajas estaban regulados por ley para proteger a las pequeñas tiendas de los grandes almacenes.

Este año se cumple la séptima edición y, aunque al principio era muy modesta, cada año ha ido cogiendo más éxito gracias a la publicidad de las grandes superficies como El Corte Inglés, Mediamarkt o plataformas de e-commerce como Amazon.

Su popularidad ha ido creciendo tanto que en las plataformas más conocidas se elevan un 600% sus ventas en tan sólo un día. Cada persona se gasta de media de 150 a 200 euros.

¿Y después del Black Friday hay vida?

Pues sí. Por suerte después del Black Friday nos invade el Ciber Monday. Se celebra justo el lunes posterior al “día-semana-mes” (ya no sabemos cuánto puede llegar a durar) del Black Friday. El Ciber Monday es un día en el que exclusivamente se ofertan artículos electrónicos.

Así que, entre el Black Friday y el Ciber Monday, mientras los comercios juegan a ver quién tiene la oferta más suculenta, los clientes nos armamos de valor para adentrarnos en la jungla de las tiendas o, más fácil, navegar por internet buscando el mejor precio. Y todo eso durante lo que ha pasado de ser un día a ser casi una semana.

Pocos son los países que no se han sumado ya a este evento. Gracias a la excusa del Black Friday, se termina el mes de noviembre dando el pistoletazo de salida a las compras de Navidad.

¿Tú, qué? Seguro que ya le has echado el ojo a algo. Pues nada, ármate de paciencia y a por ello. ¡Qué nos gusta un descuentito…!

Por cierto, que en Sumikos también tenemos Black Friday. ¡No todo iba a ser contarte curiosidades!

Hasta el 80% de descuento en material médico, productos de fisioterapia, ortopedia, camillas, etc. ¡Entra y mira qué precios!

Puede que te interesen estos otros artículos:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *